Retroceder
3. Efectos del asma en la salud fetal

Oxigenación materno-fetal. Control del asma El asma bronquial es una enfermedad respiratoria que ocasiona trastornos en la oxigenación materno-fetal cuando no se controla adecuadamente y esto puede ser causa de un alto índice de morbimortalidad tanto para la madre como para el feto.

Parto pretérmino. Parto prematuro. Bajo peso del recién nacido. Control del asma El mal control del asma bronquial materno puede ocasionar una hipoxemia e hipoxia fetal con el consiguiente sufrimiento fetal con consecuencias en el desarrollo evolutivo del feto como retraso del crecimiento intrauterino, parto pretérmino y bajo peso al nacer, entre otras. Entre todos los posibles factores que contribuyen al sufrimiento fetal y a un peor pronóstico perinatal, el control del asma parece ser el más fácilmente corregible. 

Hipoxemia. Hiperémesis gravídea. Preeclampsia. Hemorragia uterina. Parto prematuro. Cesárea. Placenta previa. Parto pretérmino. Parto prematuro. Bajo peso del recién nacido. Salud fetal Durante todo el periodo gestacional en la mujer asmática, pueden manifestarse efectos del embarazo sobre el asma y efectos del asma sobre el embarazo. En el grupo de efectos del asma sobre el embarazo destacan los provocados sobre la salud fetal consecuencia, en la mayoría de las ocasiones, de un mal control de la patología, bien de forma sostenida (hipoxemia mantenida) y/o como consecuencia de una crisis aguda (hipoxia aguda).

En diferentes estudios, algunos de ellos muy recientes108, queda demostrado que las asmáticas embarazadas presentan mayor riesgo de complicaciones durante el embarazo como hiperémesis gravídica, hemorragia uterina, preeclampsia, placenta previa, parto prematuro y cesárea. Estas complicaciones producen, a su vez, efectos sobre la salud fetal, siendo los más importantes el retardo de crecimiento intrauterino, el parto pretérmino y el bajo peso al nacer.

La alteración de la salud fetal, fruto de un mal control de los síntomas durante el periodo gestacional, no sólo se manifiesta en la etapa perinatal. Algunos estudios como el de Mendola et al.109, demuestran que el mal control de la madre conlleva mayor incidencia de ingreso en la UCI neonatal, aparición de hiperbilirrubinemia, síndrome de distress respiratorio del recién nacido y hemorragia cerebral. La consecuencia más grave, la mortalidad perinatal, está aumentada un 35% en la mujer gestante como consecuencia del mal control de los síntomas durante el periodo gestacional110.

Mortalidad perinatal. Control del asma. Síndrome de distress respiratorio del recién nacido El inadecuado control del asma bronquial durante la gestación, también se manifiesta en el periodo posnatal. Un estudio reciente demuestra que las consecuencias pueden prologarse hasta el año de vida111. Este estudio analiza la mayor incidencia de episodios de bronquiolitis durante el primer año de vida en recién nacidos de madres con mal control de su enfermedad frente a recién nacidos de madres con buen control.

Bronquiolitis del recién nacido. Control del asma Todos estos efectos sobre la salud fetal se explican por los trastornos fisiopatológicos derivados del asma mal controlada. Se ha comprobado que cuando se realiza un buen control del asma en el embarazo se evitan o disminuyen las complicaciones maternas y fetales. Un mejor control de la función pulmonar durante la gestación está asociado de forma independiente con un aumento del crecimiento fetal.